A LO LEJOS TE VI PARTIR


de Ram Herbob - USA

ramherbob4u@aol.com

 

 

 

En el viejo muelle de Pac�fica, admirando el azul y verde claro del mar, me encontraba acompa�ado de mis pensamientos.

Absorto ante la belleza natural que presenciaba, vi volar hacia mi a una gaviota de plumaje blanco y gris y que con su misterioso canto y tratando de no provocar en mi un lastimoso llanto, me dijo que mi amor me hab�a dejado, y que observara a lo lejos al barco que se alejaba y en el cual se marchaba.

Ante esta triste e inesperada emoci�n, dirig� mi vista hacia el horizonte y pude lograr todav�a observar al barco que al final del mar se perd�a.

La gaviota percibiendo mi tristeza, no dijo nada, por instantes permaneci� callada, y luego me explic� que angustiosamente mi amada, hab�a decidido marcharse sin decirme adi�s. . .sin decirme nada.

La gaviota vol�, tambien se alej�, perdi�ndose en el cielo, volando en las alturas como pidi�ndole a Dios que mi amor no me abandonara y que me calmara este angustioso dolor.

Me encuentro solo otra vez, sin ella.
El mar est� en su mismo lugar y me observa, s� que comprende mi aflicci�n, sabe que en ese barco viaja mi amada y �l nunca me la devolver� y la conducir� por el camino a encontrarse con su destino.

Nuevamente me encuentro en el muelle, viendo a las gaviotas volar cerca de m�, las observo y me deleito con su m�stico cantar, esperando que alguna de ellas me venga a informar que en el mismo barco y por el mismo mar. . .mi amor regresar�. 



 






Sensualidad. Un camino para sudar y temblarPoes�a er�tica 

Poetas iberoamericanos contempor�neosPoetas de hoy

Lea lo que escribenNuestros Lectores 

Para quien ama todos los d�asPoes�a amorosa

De Neruda a Alberti y B�cquerGrandes del siglo

Decir mucho en pocas palabrasCuentos breves

 

Si escribe, aqu� podr� publicar�Quiere publicar?

Un juego donde siempre se ganaRuleta po�tica

Para los biling�es, un punto de encuentroPoetry in English

Los destaques del mesPoemas sensuales

C�mo aprender a decir �te quiero!�Te quiero!...

M�s de nuestros lectores.Para enamorados