(de Antonio Mengs)

La luna encharca el mar y crea un templo
Donde se pierden olas y anillos
La pérdida no supone el mayor desconcierto
Si se descubre piedad

Nadie gira al mar su presencia
Ni envía su yo a otro yo, ni canta
Ni sabe de esto o aquello; los ojos
De nadie son los ojos del mar
.



Busque por nombre del autor, o por título, o por
palabra suelta: