V�ctimas del r�gimen

 

 
Texto de J. Alejandro Flores R. - M�xico




aleflo@prodigy.net.mx

 

 

 



Nada pasa desapercibido a los ojos del gigante. El m�s breve sonido de la noche se convierte en el estruendo del d�a. Los colmillos de los lobos se afilan y se prestan para atacar, la nombrad�a y la potestad es el �nico fin. Las buen humoradas y vulnerables carnadas solo cantan la melod�a del triunfo. Suponen que ellos ganar�n. Se hace alarde de ellos, se dice que son los excelentes, los equitativos, los hereditarios. Las especulaciones se hacen efectivas, uno es �mulo del otro. Todos quieren ser carnada y todos son al mismo tiempo la fiera.

Bien fraguado se encuentra el cometido de las sigilosas fieras que avizoran la gran repetici�n de la noche. La noche de tinieblas en la cual se vive en la penuria, pero en la seguridad que da la indiferencia a los problemas. "Nada nos importa, todo est� bien", se dice a veces el gigante dormido, aun en su conciencia de todo. Esa certidumbre es lo que hace que prevalezca la existencia de la fiera, esa comodidad es la que la alimenta engruesando su capacidad de influencia. La fiera cree que ella se hace m�s fuerte y el gigante cada vez m�s d�bil. Sue�os frustrados. La certidumbre se acerca al delirio, secuela de la confirmaci�n de la administraci�n anodina, de contradicciones evidentes.

El gigante despierta y la fiera se estremece. La noche retumba porque la luna se retracta en su curso. Las esferas del universo se comprometen a apoyar la transformaci�n, pues todo exige de eso. La noche no logra salir triunfante, el sol se impone ante ella. Si el gigante despierta, las cosas cambian. El sue�o es pesado, no es f�cil de vencer, esfuerzos relativamente incre�bles. Solo cuando se despierta cambia. Si no se pone alerta, nada pasar� y la fiera seguir� comiendo del gigante otro sexenio m�s.










Busque por nombre del autor, o por t�tulo, o por
palabra suelta: