¡Sí!…

 

Bruno Kampel

 

 

Las alfombras lloran la ausencia
de sus huellas
y las paredes sudan clamores
que inundan el recuerdo
de sus pasos.

La ventana empaña sus cristales
al descubrir que en la pared
no cuelgan cuadros sino penas
y que sobre los tapices
planea el eco insomne
de unos pasos de otros días.

En las macetas florecen
telarañas cuajadas de memorias
donde cada pétalo es un beso
y cada flor una caricia
y cada día un abrazo
y cada sombra un espejo
y cada noche el reflejo
de su piel sobre la mía
y cada instante una angustia
que pasea en las alfombras
de mis noches y mis días.

El jardín luce esperanzas
marchitadas que contemplan
la ventana que refleja
las paredes que contienen
los dolores que declaman
los quejidos que caminan
el camino que conduce
a las alfombras que calladas
sufren la ausencia de sus pasos.

Y se arrastran mis recuerdos
sobre alfombras de otras huellas
y pasea en las paredes
la fragancia de su ausencia
y dibujo en los cristales
cicatrices tapizadas
con dolores desteñidos
con deseos desplumados
con reproches sin palabras
y discursos sin sentido. 

Sí.
Soledad.
Ni más
ni menos.

 

 



 




Envia esta página
  e-mail:


 



Te quiero Regreso El regalo
Resurrecto  Julián Amor virtual 
La consulta Noche en vela Noches de Cabiria
La alcoba Tres p(r)oesías Diálogo 
Teorema Invitación ¡Tantas noches...  
Gotas de sudor Marinero Poeta
¡Si!... El grito Amistad virtual